15 de noviembre de 2017

España - Asturias - Playa de Toranda - Playa de Torimbia - Desembocadura del río Bedón - Playa de Gulpiyuri - Playa de Cuevas del Mar


De playa en playa 2

Desde el cementerio de Niembro continuamos ruta hasta la localidad del mismo, Niembro, para acceder a la playa de Toranda, escenario donde se rodó la película El orfanato




No muy lejos se encuentra la playa de Torimbia, aunque su acceso no es tan fácil, ya que hay que bajar andando, que eso no es lo malo, sino la subida después. En esta playa hay que tener cuidado con la marea, porque si te descuidas allí te quedas, pero para siempre. Nos conformamos con disfrutar su belleza desde el mirador, donde hay una silla de director de cine, ya que aquí se grabaron escenas de la película El abuelo



No solo la playa es bonita, es todo el paisaje que tenemos a nuestro alrededor. Caminamos un poco por un sendero que parte del mirador tanto para estirar un poco las piernas como para disfrutar del momento. 



Desde el mirador también se puede ver la playa de Toranda. 


Las montañas, los prados, las aldeas… 


Volvemos a pasar por la playa de San Antolín de Bedón y ahora nos paramos junto a la desembocadura del río Bedón o de las Cabras. 



En otras ocasiones que hemos viajado por Asturias y esta zona no hemos sido capaces de encontrar la entrada a la coqueta playa de Gulpiyuri, no encontramos su señalización y en aquellos entonces el GPS no existía, y si existía lo desconocíamos o no teníamos acceso a él. Me imagino que en temporada alta el parking de la playa y la propia playa deben colapsarse, a no ser que se imponga un cupo para no masificarla, así que a pesar de no darnos un chapuzón es una bendición contemplarla en mínima compañía.


Es una playa interior, a 100 m aproximadamente del litoral costero, por lo que está semioculta, lo que la convertía en casi secreta, pero ya es un secreto a voces. El agua del mar entra hasta ella a través de un túnel entre las rocas y en 2001 fue declarada Monumento Natural. Impresionante, tanto que es difícil resistirse a meter los pies, a pesar de la temperatura del agua, que no es precisamente caliente ni templada. 



Caminamos un poco por los alrededores y encontramos una visión de la playa desde una posición más elevada. Se puede llegar hasta las rocas por las que pasa el agua, rocas que cuando el agua las golpea con fuerza se produce el sonido de los llamados bufones, pero esto lo dejamos para otra ocasión que el tiempo nos apremia y no hemos venido preparados para hacer al menos un picnic ligero (mala previsión). 



Con la hora pegada en nuestros estómagos hacemos la última parada en la playa de Cuevas del Mar


La fuerza del mar es la que ha creado pequeñas cuevas en las rocas, de las que recibe la playa su nombre. 





Paramos en la localidad de Nueva, ¡tenemos hambre!, pero hemos llegado muy tarde, la sidrería acaba de cerrar sus fogones -por un pelo fino no hemos tenido suerte-, con lo que en el primer bar en el que nos dejan pedir cualquier montado, ya preparado y frío por supuesto, nos conformamos, hoy cenaremos antes.

13 de noviembre de 2017

España - Asturias - Playa de San Antolín de Bedón - Playa de Palombina - Playa de Borizu - Playa de Barro - Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores de Niembro - Cementerio de Niembro



De playa en playa

Desde Coceña salimos a la A-8 y desde ella llegamos a Ribadesella, cruzando por el puente que atraviesa la inmensa ría de homónimo nombre, y después de dar vueltas para intentar aparcar, desistimos de visitar la ciudad con pena, y continuamos camino. Paramos en la playa de San Antolín de Bedón, de la que dicen que es una de las mejores playas del concejo de Llanes, con forma de media luna, de arena clara, aguas azules... muy bonita sí. 



Junto a la carretera, no la autovía, se encuentran las ruinas del monasterio de San Antolín de Bedón, construido entre los siglos XI-XIII en estilo tardorrománico con influencias cistercienses, pero su acceso está cortado. 


Si hay algo que tiene Asturias y que merecería la pena realizar en la medida de lo posible, son sus rutas para caminar, que llevan de pueblo en pueblo o de playa en playa. Pero en este viaje no toca hacer estas caminatas, es más tranquilo. 


Nuestra intención era llegar hasta Llanes, pero como estamos de viaje de placer y dejamos que el tiempo corra tranquilo, finalmente no lo hacemos, nos conformamos con llegar a Celorio, para pasear en la playa Palombina (creo que realmente se trata de dos playas, la playa de las Cámaras y la de Palombina). 



Si la playa ya es bonita, también lo son sus formaciones rocosas, puntiagudas, modeladas a golpe de ola de mar. 



Continuando la ruta, un poco más adelante hacia el oeste, recorrido que hacemos en coche, se encuentra la playa del Borizu, donde se han grabado las películas Remando al viento y You’re the one




Continuamos por carretera hasta la localidad de Barro, donde se encuentra la playa de Barro, donde se han grabado las películas El portero e Historia de un beso




Dibujos artísticos parecen las huellas de los tractores que se adentran en la playa para recolectar las algas que quedan depositadas en ella arrastradas por la marea (con ellas realizarán platos gastronómicos o elaboraran cremas corporales...). 


En coche bordeamos la ría de Barro, en la pequeña península que forma hay una preciosa estampa con la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, en Niembro, que data de 1797. Lo mejor es hacer dos visitas, ya que el lugar cambia con las mareas, así parece que la península y su iglesia están dispuestas a zarpar o que se han quedado encalladas. 



Terminamos de bordear la península y nos acercamos hasta la entrada de la parroquia, que está cerrada, aunque estaban realizando trabajos de restauración en su interior.



Lo que sí podemos hacer es entrar por uno de los laterales del terreno que rodea la iglesia para acceder a su bonito cementerio, el cementerio de Niembro, que es de postal. No es extraño que haya sido utilizado como escenario para la película El abuelo o la serie de televisión La señora


Continúa este recorrido de bonitas playas asturianas...

8 de noviembre de 2017

España - Asturias - Mirador del Fitu - Coceña


Sobre las nubes

Nuestro primer día en la comarca del Sueve, y como teníamos un buen recuerdo de nuestro anterior paso por la zona, hace algunos (por no decir bastantes) nos dirigimos por la AS-260 al Mirador del Fitu, una plataforma de hormigón con una curiosa forma, o son las escaleras al cielo o las que servían de acceso a un ovni que se marchó. Se accede al mirador por una corta escalera en la que haces paradas para contemplar el paisaje. 




El Comité de Turismo impulsó su instalación en 1927, con un proyecto del ingeniero José María Sánchez del Vallado -hay una placa en homenaje-. Desde sus 597 m de altura las vistas son espectaculares, se ve toda la costa del oriente asturiano, desde Llanes a Villaviciosa, y también los valles interiores del Sella y Piloña, y el espectacular macizo de los Picos de Europa. Se ve todo esto si la niebla lo tiene a bien, pero incluso con ella es una belleza, ya que parece una suave alfombra desplegada a nuestros ojos. 


La suerte que tuvimos es que no era temporada alta de turismo, y el mirador nunca estuvo colapsado, con lo que no tuvimos esperas para subir, y hasta solos estuvimos en él. 



En el mirador paramos en dos ocasiones durante este viaje, era ruta obligatoria para explorar la zona desde el hotel, y es que el paisaje circundante no deja de cautivarte. Por lo que ahora tenemos una bonita colección de fotografías con diferentes luces y claridades de vista y paisaje. 




Vemos la costa a derecha e izquierda, a la que bajaremos para hacer un recorrido de playa en playa. 




Continuamos ruta hasta llegar a Coceña, donde nos paramos porque una pareja de hórreos nos llama la atención, ya que las flores le aportan colorido. 


La localidad tiene otros rincones bonitos, como la ermita de Santa Lucía



El pequeño recorrido: